schnauzer

De temperamento seguro. Lo especialmente remarcable es su buen carácter, su alegría por los juegos y su apego proverbial a su amo. Ama mucho a los niños, es un insobornable guardián, aunque no barullento. Tiene los órganos de los sentidos altamente desarrollados, es prudente y tiene gran capacidad para ser educado, es intrepido, perseverante y tiene un gran poder de recuperación frente a las enfermedades y cambios de clima, tiene todo lo que un perro de utilidad debe tener para ser un magnífico perro de familia, de compañía y utilidad.